Presos (conceptualizado por Víctor Bustamante con la colaboración de Sandra Ripollès)

Presos (conceptualizado por Víctor Bustamante con la colaboración de Sandra Ripollès)

La NAS, comúnmente Necesidad de Aprobación Social, experimenta una tendencia al alza en nuestra sociedad. Cómo debemos comportarnos, qué decisiones elegir o qué sentimientos tienen que protagonizar nuestro día a día, son muchas de las cuestiones que delimitan nuestras vidas a la hora de conseguir la aceptación de los demás y permanecen en lo denominado como “normal”.

La inseguridad emocional sumada a la incomodidad ante las críticas de no seguir la norma desembocan en deseabilidad social, es decir, el deseo de pertenencia y aceptación por los demás.

Este rincón monocolor en azul refleja el concepto de deseabilidad social como un símil del sometimiento de las personas ante los dictados de la norma, y como la expresión personal queda cohibida por la misma cuando se sobresale de parámetros sociales establecidos de forma general.

Un rayo de luz rosa, perfectamente delimitado, presenta aquellos roles de género con los que convivimos desde pequeños y la presión que ejercen en nosotros. El tipo de prendas que debemos llevar, las películas que debemos ver o el tipo de actividades que debemos desarrollar se enmarcan en un estadio dirigido al género que limitan el desarrollo personal y ponen en el punto de mira aquellos que no siguen lo establecido.

AHOGADX (por Sandra Ripollès, alias @ese__erre)

“La normalidad es un conjunto de normas a las que todos hemos decidido estar de acuerdo.” (Samantha Hudson).

Pero, ¿qué pasa cuando alguien escapa de esta norma? Hoy en día, este conjunto de reglas a las que llamamos normalidad, nos ahoga a través de la mirada prejuiciosa de los individuos que la forman, convirtiéndose en un oceáno de tiburones esperando a que sangres un poco para comerte.Y a pesar de ser conscientes de esta cruda realidad, intentamos encajar y buscamos la aprobación a cualquier precio.

AHOGADX es un proyecto que, de la mano de ALTERNATIVX, nace para explicar la dicotomía entre desarrollar tu identidad y encajar en la sociedad. La obra se compone por 3 piezas de puzzle que cuentan la misma historia desde perspectivas distintas. Las dos piezas de los extremos representan la sociedad a través de un mar de ojos, con la mirada agotada, fija en el espectador. En su acuerdo por seguir la norma, generan una coraza que los protege.

Así pues, si te acercas a la obra desde lejos lo primero que ves es la corteza de árbol. La pieza central tiene como protagonista una persona sumergida de nariz para abajo entre las críticas de la sociedad. Usa como método de defensa unos pinchos en la cabeza, pero de nada sirve un arma cuando te estás ahogando.